X
    Categorías: SEO

¿Por qué los usuarios abandonan un sitio web? #infografía

¿Por qué los usuarios abandonan un sitio web? #infografía
5 (100%) 1 vote

Entre los mayores retos a los que se enfrenta cualquier empresa con presencia digital está retener visitantes en la web. ¿Te has preguntado por qué los usuarios abandonan un sitio web? En www.posicionamiento-web-salamanca.com te explicamos cómo un mal diseño puede ser el origen del problema.

¿Por qué los usuarios abandonan un sitio web?

Cuesta trabajo conseguir que lleguen visitantes a un sitio web, mantenerlos interesados aún más. Una web puede tener un número importante de visitantes, pero si un gran porcentaje de estos (digamos 60 %) la abandona a los pocos segundos es porque algo anda mal.

¿Qué es lo que molesta a los usuarios? ¿Por qué la tasa de rebote en blogs y webs puede llegar a ser tan alta? Los motivos pueden ser muchos: tiempos de carga muy lentos, navegación complicada, enlaces que no funcionan… Estos son solo algunos de los ejemplos de una lista muy larga de sitios y páginas web con errores de diseño.

Si te pones en el lugar de los usuarios también te cansaría tener que esperar 40 segundos a que cargue una página. Te abrumarías si la cantidad de publicidad dificulta tu navegación o si no encuentras los datos de contacto. En el diseño web todos los detalles suman. Para evitar que los visitantes abandonen una web debes brindarles una buena experiencia de usuario.

Un sitio con un diseño óptimo debe tener una buena estructura, información relevante, sencilla, legible y responsive. Por nombrar algunas características básicas. Por lo general te ofrecemos consejos sobre lo que debes hacer para tener usuarios felices. Hoy te diremos cuáles son los errores que debes evitar para lograr retener la atención del consumidor.

Mala experiencia al navegar

Cuando visitas una web quieres entender cómo funciona, tener claro dónde hacer clic para conseguir lo que buscas. Usabilidad y buena navegación son dos conceptos con los que te tienes que familiarizar.

Cada elemento que esté dentro del sitio debe tener una razón de ser. No añadas nada sin un motivo o que interrumpa la navegación porque molestará al usuario y lo abandonará.

Debe haber coherencia entre las páginas que conforman tu sitio. Es decir, que el usuario al moverse de una a otra se note que está en el mismo lugar y no parecer que entró a otra web. Además, el diseño tiene que ser responsive y adaptarse a cualquier tamaño de pantalla.

La navegación debe ser intuitiva y fácil de entender. Agrupa los elementos de navegación en una sola área, evitando distribuir los enlaces principales en distintos puntos de la página. Asimismo, evita colocar los botones principales en medio de un texto y verifica siempre que los enlaces funcionen.

Agregar demasiada publicidad

La publicidad es una manera válida de monetizar un sitio web. El problema surge cuando es tanta que se vuelve molesta para el usuario. No es aconsejable molestar a los visitantes con muchos anuncios publicitarios porque aumentará la tasa de rebote. Tampoco es recomendado que sea lo primero que vean al entrar en la web.

Los anuncios publicitarios hay que usarlos de manera inteligente. Utiliza formatos de publicidad discretos en lugar de los intrusivos, ya que estos afectan la experiencia del usuario. Esto no quiere decir que no los debas usar nunca, sino que tienes que saber cuándo y cómo hacerlo.

Los formatos publicitarios intrusivos que más molestan a los visitantes son los anuncios pop-up, vídeos auto-play, sticky ads y anuncios prestitial. Estos anuncios son mal vistos por Google también y podrían afectar tu posicionamiento. Los más discretos son los banner, tanto horizontales como verticales. Puedes hacer una prueba para saber cuál formato te funciona mejor.

Contenido mal estructurado

La organización del contenido es crucial para retener al visitante y es uno de los errores de diseño web más frecuentes. Cuando un posible cliente entra a un sitio quiere encontrar rápido lo que busca. Si a simple vista no le ve, no perderá tiempo tratando de encontrarlo, se irá a otro sitio. Y no esperes que regrese en una próxima oportunidad.

¿Cómo puedes mejorar la estructura de tu sitio? Agrupa contenido similar en una misma página. Por ejemplo, en la página de contacto coloca dirección física, correo electrónico y teléfono. Evita que el visitante tenga que ir a varias URLs para encontrar esta información. Mientras menos clics le separen de lo que busca, mejor.

Cuida la estructura de los textos. Utiliza encabezados y contenido visual para que puedan descansar en los post largos. Haz que los intertítulos resaltan e incluye en ellos palabras claves que los visitantes puedan estar buscando. Si tienes dudas sobre cómo hacer esto, puedes contratar una empresa SEO que te ayude.

Uso de vídeo y audio intrusivo

Los vídeos y audios de reproducción automática resultan muy molestos para los usuarios. Al igual que con la publicidad, el uso de estos elementos multimedia debe hacerse con mucho cuidado. Muchas veces lo que consiguen es confundir a las personas y en consecuencia, se va.

Puedes pensar que son una buena manera de retención del consumidor, pero corres el riesgo que no le interese. O que esté en un lugar dónde el audio resulte molesto no solo para él sino para otras personas.

Evita los vídeos de reproducción automática y en ventanas pop-up, así como el audio de fondo. Si deseas incluir este tipo de elementos, dale el control al usuario. Que sea él quien decida si lo quiere reproducir o no.

Ten en cuenta también que los vídeos y audios aumentan el consumo de transferencia y velocidad de carga. En las versiones móviles es preferible deshabilitarlos. En estos casos un texto o una imagen podrían funcionar mejor.

Registro obligatorio

Hay sitios que obligan a los visitantes a registrarse para poder acceder a la información. Esta estrategia no es conveniente para cualquiera. Debe ser una fuente con mucha autoridad y contenido interesante para que un usuario acceda al registro en la primera visita.

Las ventanas de registro crean una barrera entre el visitante y el contenido que puede jugar en tu contra. El problema está no solo en que es molesto, sino que en otro sitio puede encontrar información similar sin tener dejar sus datos. ¿Puedes adivinar cuál prefiere el usuario?

La persona puede haber llegado al sitio por causalidad y no está dispuesto a registrarse en primera instancia. Pero si le ofreces una muestra del contenido puedes convencerlo de hacerlo. Deja que interactúe un poco antes de solicitar sus datos.

Diseño y contenido aburridos

Tener un sitio web sencillo no quiere decir que tenga que ser aburrido. Debe que ser de calidad y dinámica, que el visitante pueda interactuar con la web sin problemas. Por muy bueno que sea el contenido que tengas, si el diseño es obsoleto el usuario terminará aburriéndose.

Hoy en día hay plantillas para sitios web que facilitan el trabajo cuando no tienes experiencia. Pero lo recomendable es contratar una empresa de diseño web que cree un sitio personalizado, ajustado a tu marca.

Mala legibilidad

Todos los elementos dentro del sitio tienen que verse bien. El usuario no debe esforzarse por entender una imagen o un texto. Aquí entra en juego la elección de los colores, tipografía y elementos gráficos.

Comencemos por los colores. Los tonos muy brillantes pueden distraer al visitante. En algunos sitios, dependiendo de su temática y público son válidos, pero hay que usarlos con discreción.

Los elementos gráficos no deben estar pixelados y la tipografía debe estar en consonancia con el mensaje que vas a enviar. El tipo de fuente no tiene que ser muy elaborado ni difícil de entender. Además, debe tener buen contraste con el fondo para que sea fácil de leer.

Recuerda que todos estos elementos impactarán la retención del cliente y las conversiones de tu sitio, así que es mejor cuidar cada detalle.

Contenido desactualizado

El buen diseño tampoco lo es todo. Puedes tener una web muy atractiva, pero si abandonas el contenido darás una mala impresión. Tienes que actualizar la información con frecuencia. Esto no solo te dejará bien parado ante los visitantes sino ante los motores de búsqueda.

Agrega un blog a tu sitio web, así publicarás contenido actualizado con frecuencia. Además te servirá para atraer muchas más visitas si ofreces información útil y de calidad. Crea un calendario de contenidos y cúmplelo.

Todo el contenido que publiques en el blog y en la web debe estar optimizado para los motores de búsqueda. Así consigues un mejor posicionamiento y, en consecuencia, más visitas.

Algunos aspectos básicos son el uso de palabras claves, estructura correcta del contenido, imágenes optimizadas. Utiliza meta etiquetas para que el usuario sepa que encontrará en el sitio cuando aparezca en la página de resultados.

Esta tarea no es sencilla y requiere constancia. Si quieres mejorar el posicionamiento SEO de tu web puedes pedir presupuesto en nuestra agencia y con gusto te ayudaremos en esta tarea.

Ya sabes por qué los usuarios abandonan un sitio web y cómo reducir la tasa de rebote de tu web. ¿Has tenido este problema? Cuéntanos en los comentarios cómo lo enfrentaste y qué consejos agregarías a este post.

Fuente infografía

Marelys Torres :Lcda. en Comunicación Social y redactora para la Agencia SEO Posicionamiento web Systems S.L.