X
    Categorías: SEO

Claves para cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento

Claves para cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento
4.4 (88.57%) 14 votes

Cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento lleva consigo un trabajo minucioso y de seguimiento al proceso. Posicionamiento Web Salamanca te trae una guía sobre cómo realizarlo para que no pierdas todo el tiempo y trabajo para hacer crecer tu sitio. Entérate de los riesgos y cómo hacer que los buscadores respeten el ranking que ha alcanzado la web.

Riesgos de hacer una migración web.

Existen diversas razones por las que puedes decidirte a cambiar el nombre de dominio de un sitio web. Quizás la idea que tenías en principio ya no te funciona o estás planteando un cambio de imagen general. En cualquier caso quieres que este proceso te afecte lo menos posible.

Cambiar de dominio es uno de los tipos de migración web que conocemos. Otros ejemplos son mover el sitio de un sistema de gestión de contenido a otro o de un servidor a otro. Cada uno de estos procesos debe realizarse con atención. En esta oportunidad nos concentraremos solo en el primero de los casos.

Como dueño de un sitio estás al tanto de todo el empeño que has puesto en alcanzar un buen posicionamiento SEO. Han sido meses y años de planificar estrategias SEO para lograr que los buscadores te indexen y ganar visibilidad. Pero ahora que has decidido cambiar tu antiguo dominio por uno nuevo puedes perder todo ese trabajo.

El riesgo de pérdida del tráfico orgánico es una de las principales consecuencias de una migración mal ejecutada. Es decir, que esas visitas que llegaban a tu sitio a través de los buscadores no llegarán más.

Explicado de forma más técnica, lo que sucede es lo siguiente. Al migrar de un dominio a otro tienes que hacer un mapeo del sitio, evaluar el estado de indexación de cada página, determinar cuáles son las más relevantes y redireccionar cada página por separado. Al omitir este último paso, cuando los buscadores intenten acceder a las URLs originales no podrán hacerlo. En lugar de esto se encontrarán con un error 404 porque se trata de páginas que ya no existen.

¿Te arriesgas a comenzar desde cero otra vez?

La consecuencia directa de lo que explicamos es perder el tráfico que te generaban los buscadores. También las visitas que conseguías desde sitios como redes sociales u otros blogs se verán afectadas. Significa que las estrategias de linkbuilding también se irán por la borda si no vigilas el proceso.

Está claro que en este caso no todo depende de ti porque hay enlaces hacia tu sitio que no controlas. Pero si cumples con una planificación determinarás cuáles vienen de sitios relevantes. De esta manera te podrás comunicar con los webmasters y pedirles que los modifiquen colocando la nueva URL.

La migración tendrá mayor impacto si lo haces de forma repentina. Ten en cuenta que Google recomienda hacerlo por partes para comprobar que funciona. Una vez que te asegures que todo funciona bien, continúas con el resto del sitio.

Al analizar las estadísticas del sitio antes y después del cambio te darás cuenta de cómo el cambio afecta las visitas de forma drástica, así como la autoridad que tenía. Si esto sucede perderás posiciones en Google y el resto de los buscadores.

Entonces, para llevar a cabo este proceso, afectando lo menos posible la web necesitas planificar, hacer pruebas y validar resultados. Si no lo haces enfrentas el riesgo de comenzar desde cero, como si se tratara de una web nueva.

Pasos para cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento

Los buscadores como Google reconocen la autoridad y antigüedad de tu web. Al trasladarla de manera incorrecta hacia una nueva URL recibirás un castigo de su parte. El no poder encontrar el contenido, provoca que los usuarios tengan una mala experiencia y tu acumulas puntos negativos.

Si ya tienes claros cuáles son los riesgos, conoce los pasos para cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento web.

1. Registra el nuevo dominio

Si has decidido cambiar de dominio es porque estás convencido que el nuevo nombre funciona mejor para tu proyecto. Entonces lo primero que debes hacer es registrar el nuevo dominio.

En este caso puedes cambiar la extensión agregándole una señal de geolocalización. Por ejemplo, cambiando www.misitioweb.com a www.misitioweb.es. O cambiar la dirección completa por una nueva.

Entre las opciones para modificar el nombre tienes la posibilidad de comprar un domino ya caducado. Si te inclinas por esta alternativa asegúrate que no esté penalizado por ningún buscador. Verifica si tiene contenido antiguo y las estadísticas del sitio.

2. Evalúa y respalda todo el sitio original

Este primer paso no te debe caer de sorpresa. Tener un respaldo de la web es esencial para cubrirte las espaldas en caso de cualquier problema. Si no lo haces tú mismo, asegúrate que el proveedor de hosting preste este servicio. De esta manera, evitas perder información en el proceso.

Al asegurarte que tienes todo respaldado, haz una evaluación general del sitio. Esto incluye el home y cada una de las páginas que lo conforman. Puesto que cada una tiene sus propias estadísticas asociadas a ellas.

Determina cuáles tienen más autoridad, cuáles tienen enlaces de mayor calidad, etc. Recopila todos estos datos para planificar los siguientes pasos del proyecto.

3. Transfiere una parte del contenido al nuevo dominio

Como mencionamos antes, hacer la transición completa de una sola vez tendrá un gran impacto sobre tu sitio. Así que lo ideal es hacerlo por partes. Comienza por transferir el contenido de un directorio o subdominio y aplica una redirección 301.

Hacer esto te permitirá comprobar que todo funciona bien y que Google mantuvo la página indexada. En caso de que detectes algún error puedes corregirlo y evitar que suceda con el resto del contenido.

Un par de consejos en este punto:

  1. Antes de comenzar a transferir contenido puedes cargar una “página en construcción”. Así le das tiempo a Google para que indexe el nuevo dominio. Escribe algo en ella que le indique al buscador y a los usuarios que allí estará el nuevo sitio.
  2. Comienza transfiriendo las páginas que reciben menos tráfico para luego continuar con el resto del contenido.

4. Transfiere todo el contenido

Después de hacer las primeras pruebas y comprobar que todo funciona bien, transfiere el resto del contenido. Esto quiere decir que es el momento de copiar todos los archivos desde el antiguo dominio hacia el nuevo.

Toma nota de los cambios que quieras hacer en la estructura para que los apliques en el momento que hagas las redirecciones.

5. Aplica las redirecciones permanentes hacia las páginas nuevas

Aquí es donde aplicarás las redirecciones 301 a tu sitio. Esto indicará que has trasladado el contenido desde la URL antigua a la URL nueva. Ten en cuenta que debes hacerlo página por página, por lo que resulta un trabajo laborioso y requiere paciencia. Si no lo haces bien, los usuarios se encontrarán con una página de error 404 y tú estarías duplicando contenido.

Para llevar a cabo este proceso debes tener acceso al archivo .htaccess en el servidor y editarlo. El cambio será permanente y las páginas mantendrán las estadísticas, así que el posicionamiento no será afectado.

6. Informa a Google sobre los cambios

Al hacer todos estos cambios debes asegurarte que Google se entere de ellos. Debes estar registrado en Google Search Console (antiguo Webmaster Tools) y añadir ambos dominios. De esta manera tendrás la oportunidad de decirle que ambos son tus proyectos y te encuentras en un proceso de migración.

Para hacer la notificación debes seguir unos pasos sencillos:

  1. Registra el nuevo dominio en el mismo usuario donde tienes el antiguo.
  2. Ve a las herramientas y selecciona “Cambio de dirección”.
  3. Selecciona el sitio al que estás trasladando la web anterior. Si aún no lo has añadido, este es el momento de hacerlo.
  4. Comprueba que las redirecciones funcionen.
  5. Verifica los sitios y envía la solicitud de cambio de dirección.

7. Crea el sitemap de la nueva web

Como parte del proceso de optimización de la nueva web, tienes que crear y subir un sitemap o mapa del sitio. Esto le dirá a los robots de Google el contenido del sitio y facilitará la indexación.

Lo puedes hacer de forma manual o instalando algún plugin.

8. Actualiza los enlaces

Como webmaster tienes control sobre los enlaces internos de tu sitio. Asegúrate de modificarlos con la nueva URL. Sucede algo distinto con los backlinks. En este caso te corresponde determinar cuáles son los más importantes para saber en cuáles te debes concentrar.

Google Web Master Tool u otras herramientas como Xenu te ayudarán en esta tarea. Una vez que tengas la lista con los backlinks más importantes comunícate con los webmaster de esos sitios y pídeles que hagan el cambio de URL.

Para concluir es importante que sepas que aún cuando sigas estos pasos, es posible que la web se vea un poco afectada. Pero el tiempo y el trabajo te permitirán recuperarte. No obstante, el consejo principal es mantener el dominio actual, en lugar de migrar hacia uno nuevo.

Esperamos que estas claves para cambiar el nombre de dominio sin perder posicionamiento te sirvan de guía. Si necesitas más información no dudes en contactarnos.

Marelys Torres :Lcda. en Comunicación Social y redactora para la Agencia SEO Posicionamiento web Systems S.L.